Los Cinco Mejores Bares de Tapas de Santiago

Los Cinco Mejores Bares de Tapas de Santiago




¡Qué linda es la multiculturalidad de Santiago! Este influjo de culturas por fortuna ha traído consigo su aspecto culinario. Y a nuestro parecer, una de las culturas que mejor se ha adaptado a los gustos de los chilenos son los bares españoles de tapas ¡bienvenidos, tíos! Lo que más me gusta de este tipo de locales es que han logrado capturar la esencia de lo que sería un local en España y, por este motivo, la experiencia se vuelve muy completa: la música, la decoración, y en algunos casos hasta los mozos son españoles. 

1. De La Ostia

Probablemente el bar de tapas más popular de Santiago. De la Ostia, expresión que vendría a ser un garabato español que significa “buenísimo”, está asentado en el corazón de Providencia y atrae sobretodo a extranjeros y profesionales buscando pasar un buen rato con precios muy razonables. El local propone un ambiente y decoración que homenajea a Barcelona y la cultura catalana, todo ello con el compromiso de servir comida de primer nivel. Acá van unas recomendaciones personales: pulpo a la gallega, aceitunas con anchoas y queso manchego de cabra. Este local cuenta con una linda terraza bajo la sombra amable de un gran jacaranda con flores púrpuras que acompañan por igual conversaciones profundas y livianas.



2. Doma

Uno podría llamar al Doma como la versión romántica de los bares de tapas: luces bajas, un ambiente elegante e íntimo y muy buena música. Un excelente lugar para ir de pololeo huyendo del ruido y el caos de Pío Nono. Algo que hace que la gente vuelva a este lugar una y otra vez es su bar con una barra muy variada, que viene complementada con los profundos conocimientos de los barman de este lugar. Los amantes del gintonic quedarán sin duda satisfechos en el Doma. Una recomendación: aprovechen para subir a su gran terraza superior aprovechando el veranito, es de lo más agradable.

3. Ruca



El favorito entre los alternativos, Ruca es la versión moderna de un bar de tapas clásico. Su ambiente, su música y la forma en la que la comida es servida lo hacen un local muy distinto del resto de bares y restaurantes españoles. Las tapas son predispuestas sobre delgados bloques de de granito negro absolutamente avant-garde. Muy recomendable para probar algo un poco más sofisticado y distinto a la tapa tradicional en una casona ubicada en una zona tranquila de Barrio Italia. Para los fumadores y los que gusten del aire libre, dispone también de una linda terraza.

4. El Txoko Alavés

Este fue uno de los primeros restaurantes tradicionalmente españoles que llegaron a Chile. El Txoko Alavés invita a abrir bien los ojos y prestar una atención especial a el ambiente y decoración tradicionalmente vasca, repleta de pequeños detalles. Hay personas que consideran este local un poco pequeño, pero la verdad es que es muy acogedor y esta virtud incluso se refleja en el servicio siempre amigable. Además, muchos de los españoles que conozco afirman que el Txoco Alavés es de los pocos restaurantes de tapas que consigue el sabor real de los platos de su patria. No te pierdas sus famosos postres, con el flan casero como máximo exponente.

5. El Magdalena

A pasos del De La Ostia, El Magdalena es un café que se transformó en un resto-bar y se dio a conocer por sus sabores auténticos y sus promociones de cervezas de importación (¿adivinan de dónde?) a muy buenos precios. Manejado por un par de españoles, tienen una clientela fiel en forma de numerosos grupos de compatriotas que pugnan por hacerse un lugar en su preciada terraza. La música animada, en ocasiones con dj’s en directo, le dan a El Magdalena un plus desenfado y buena onda. Acá la recomendación es el Gin con Pepino, las Gambas al Ajillo, y una sorprendente fusión de plato andaluz y balear: Flamenquines con sobrasada.




Leave a Comment