Altos del Lircay: Consejos y rutas

Altos del Lircay: Consejos y rutas




Una maravilla. Recuerdo que ése fue el último pensamiento que tuve antes de dar la espalda al paisaje sobrecogedor que ofrecía la cima de El Enladrillado, la culminación de esta Reserva Nacional. Los Altos del Lircay debería ser una visita obligada a todos los amantes de la montaña por su variedad de entornos que ofrece, dificultad moderada y cercanía con Santiago. Créanme, no les defraudará.

Día 1

Tras pasar el primer portón de entrada son 2 kilómetros hasta la primera caseta de CONAF. Si van en temporada alta o en feriado es posible que se encuentren este primer acceso cerrado y deban andar esta distancia. Al llegar a la caseta es el momento de estacionar (si encontraron el portón abierto) y acérquense a la pequeña cabaña de CONAF. Es probable que la encuentren cerrada, pero no hay problema, sigan adelante por el camino principal y tras 200 metros encontrarán una casona más grande en la que deberán registrar tu entrada (y la salida cuando acaben su ruta). Este es un buen momento para preguntarle al guardaparques cualquier duda.



Comiencen la ruta y a un kilómetro se encontrarán con el Camping Antahuara (PUNTO 1), el de más comodidades de todo el parque. Espero que tras un kilómetro no estén cansados, así que prosigan adentrándose en un hermoso bosque de lengas y robles que irá volviéndose más y más denso. La ruta no tiene pérdida. Tras andar 3 kilómetros llegarán a un desvío (PUNTO 2), en el que deberán tomar el camino hacia la izquierda. A la derecha sube casi 6 kilómetros hasta la Laguna Del Alto, lugar donde está prohibido acampar y es mejor alcanzar el segundo día para completar la ruta circular.

Bosque de lengas

Sigan disfrutando del pequeño sendero en el interior del bosque, donde encontrarán numerosos riachuelos en los que podrán hidratarse sin problemas. Pasarán dos zonas de descanso (PUNTOS 3 y 4), tras 1’5 kms de caminata, el último con techos para refugiarse en caso de lluvia. Mantengan el rumbo hasta encontrarse con un puente de madera que supera una quebrada con un río en su lecho. Este es un punto de parada habitual, también para quienes optan por hacer esta ruta a caballo. Remonten una subida considerable y tras un kilómetro habrán llegado al camping (PUNTO 6). El sector de acampada está delimitado por alambradas y hay que cerrar las puertas de acceso para evitar que los animales salvajes puedan entrar. Les recomiendo que monten su carpa justo al llegar, ya que habitualmente los buenos lugares escasean cuánto más avanza la tarde. ¿Ya está todo montado? No se relajen demasiado. Llegado a este punto han andado 10 kilómetros y superado 500 metros de desnivel pero la jornada aún no acabó. La sorpresa del fin del día está muy cerca, a sólo una hora del camping. Dejen parte del equipo en el interior de la carpa para ir livianos de peso y crucen el pequeño arroyo cercano al camping. Sigan el paso hasta el PUNTO 7, el Mirador del Valle del Venado. Si llegaron, seguro que están pensando que valió la pena el esfuerzo. Los Andes en todo su esplendor, excavados en forma de un impresionante valle por el río Claro con el Volcán Descabezado y el Cerro Azul dominando todo el sector. Si afinan la vista incluso podrán ver una cascada. Desde aquí se puede andar hasta el fondo del Valle (PUNTO 9). Disfruten la vista y vuelvan al camping a por un merecido descanso.



Día 2

Espero que hayan recuperado fuerzas, tienen un día bien intenso por delante. Desayunen fuerte y tomen agua del riachuelo (1’5 litros/persona) ya que en adelante les será más complicado encontrar agua. Tomen la dirección de ascenso a El Enladrillado por un bosque que se irá desvaneciendo a medida que vayan ganando altura. Son 3 kilómetros de subida y 500 metros de desnivel. En algo menos de 2 horas pueden coronar El Enladrillado, una extraña cima llana con una formación geológica extraordinaria en el piso que les sorprenderá. Jamás vi nada parecido… de hecho los amantes de lo paranormal afirman que es una plataforma de aterrizaje de ovnis. Justo allá hay un barranco abrupto de unos 1.000 metros que ofrece unas vistas fascinantes incluso más amplias que las de el Mirador Valle del Venado. En este punto es habitual ver cóndores sobrevolando la zona, ¡atentos!.

Vista desde El Enladrillado

Cuando hayan retenido la panorámica en sus retinas deshagan sus pasos (200 metros aprox.) hasta la señal que indica el desvío hacia la Laguna. En este punto deberán estar un poco más atentos a la ruta ya que el camino puede ser más confuso, sobretodo si está nevado. Sigan recto y en caso de duda siempre tomen la dirección hacia la derecha, hacia la cresta de la montaña que deberán coronar y les regalará unas muy buenas vistas del valle y el sector que anduvieron ayer. Los hitos en forma de montañitas de piedras les irán guiando hasta la Laguna en un tramo que se transformará en un descenso y les llevará cerca de una hora y media aproximadamente.

La Laguna del Alto es en realidad una principal y otras más chicas, donde en verano pueden tomarse un bañito (el agua es menos fría en las pequeñas que en la grande). Este rincón es una muy buena opción para almorzar y relajarse con el entorno antes de tomar el camino de descenso final. Reculen por donde han venido hasta el llano en el que vieron el cartel que indica “Administración”. Un sendero en zig-zag con amplias vistas les irá haciendo perder altitud y acercarse al punto de partida. Cuando se adentren en el bosque del valle significará que se están acercando al fin de la ruta. Aparecerán de nuevo en la bifurcación del PUNTO 2 que les será familiar del día anterior. Este último tramo hasta la la casona de CONAF es el mismo que hicieron durante la ida. No olviden registrar tu salida y llevar contigo toda la basura que generen para que este paraje pueda conservar su imponente belleza.




Leave a Comment