Ruta : Codegua, La Leonera y hacienda La Compañía




Camino a Codegua

Un desvío de la Ruta 5 Sur permite conocer hermosos paisajes, un buen casino-hotel, un pucará y una hacienda, que fue la más grande e importante de la zona central. Circuito de 195 km de ida y vuelta. Paseo para un día, toda temporada. Se recomienda llevar picnic, también hay opción de almorzar en establecimientos del lugar. 

Se debe salir de Santiago por la Ruta 5 Sur. En el km 56, está Monticello Grand Casino (www.casinomonticello.cl). Además de las salas de juego, cuenta con hotel, centros de convenciones y varios restaurantes, entre otros atractivos.

En el km 62, se debe tomar el desvío pavimentado al oriente, avanzar hasta llegar al cruce (km 68), que conduce hacia la izquierda a la cuesta Chada. Este antiguo camino llamado Camino Real a la Frontera fue la principal vía que conectaba los valles del río Maipo y del Cachapoal, cuando el sector de Angostura era un pantano; ciertos antecedentes confirman que era usado por los incas en épocas prehispánicas.

Siguiendo hacia el norte, y luego de cruzar el puente Blanco, se llega al caserío de Romeral, km 71, más conocido como O`Higgins de Pilay, porque según la tradición, Bernardo O`Higgins habría pasado por aquí huyendo de los españoles tras su derrota en Rancagua. Es un tranquilo pueblo de casas de adobe y muros de pircas, dedicado a la agricultura y crianza de animales. Está en las calles Fernando Lascano y avenida Libertad. Hay una casona que tiene más de 200 años de antigüedad.

Allí funcionaba el centro cultural y, en la actualidad, la biblioteca pública. Para continuar el paseo, se debe regresar al cruce (km 68) y seguir al sur hasta la localidad de La Punta (km 75), antiguo asentamiento de indios, desarrollado a lo largo del camino. En 5 km más se llega a otro pueblo.

Visita a Codegua

Km 80. Codegua fue un antiguo pueblo de indios. Su nombre es una alteración de  “co-dey-hue”, que significa lugar de la piedra para moler. Consta de algunas coloridas edificaciones y su principal actividad es la agricultura.

Visite la plaza de Codegua. Desde Av. O`Higgins, hay que tomar la calle Andes hacia el poniente; 1 km más adelante, en la bifurcación, seguir a la derecha por calle Estancilla. En los próximos dos cruces, se debe tomar nuevamente el desvío a la derecha; luego, tomar la izquierda en dos oportunidades más, para llegar en el km 97,5 al Hotel La Leonera, ubicado en paraje cordillerano, al borde del estero Codegua, donde antaño hubo una hacienda jesuita, que explotaba minas de cobre y plata en la cordillera. Cuenta con restaurante (consultas 72-625151).

Para retornar hay que volver 6 km en dirección sur; en el km 113 se llega a la localidad de La Compañía. Aquí estaba la sede administrativa de la hacienda de La Compañía, donada a los jesuitas en 1595 por sus antiguos dueños, los capitanes Andrés de Torquemada y Agustín Briceño. La pequeña finca, luego de sucesivas donaciones, se transformó en una gran estancia de 12.000 ha planas, más 120.000 ha en terrenos elevados, abarcando hasta Rancagua desde el límite con Argentina y los cerros de San Francisco de Mostazal. La hacienda fue el centro agrícola, ganadero e industrial más importante de la zona central, destacándose en el rubro de producción de ganado. Tenía molino para el trigo, curtiembres, viñas y producción de vinos. Todo ello, con el fin de reunir fondos para ampliar la labor evangelizadora.

En 1767, los jesuitas fueron expulsados de Chile y la hacienda fue comprada por don Mateo de Toro Zambrano. En 1810, pasó a su viuda, doña Nicolasa Condesa de Valder y Carrera de Toro Zambrano, quien se casó con don Juan de Dios Correa de Saa, teniente del ejército patriota. En 1947, herederos de la familia Correa legaron la casa y la iglesia que existía a la congregación pasionista.

A corta distancia, aparece el camino que conduce a Graneros, y a 1 km, en dirección norponiente, se halla el acceso al pucará del cerro Grande de La Compañía con una incomparable vista del extenso valle del Cachapoal. Investigaciones arqueológicas indican una ocupación anterior a los incas (entre 1310 y 1440 d.C.). Conserva vestigios de muros, habitaciones y depósitos o “collcas” de arquitectura inca (1540 d.C). El pucará está ubicado en una propiedad privada; puede ser visitado caminando dos km de ida y vuelta, previa autorización del cuidador y pago de una contribución.

De La Compañía sale un camino pavimentado de 3 km que desemboca en la Ruta 5 Sur, desde donde se vuelve a Santiago.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *