Descubre un Kayak Entre Hielos




Parte de las mejores ofertas que hay en la Hostería Lago Grey tiene relación con su mayor atractivo geográfico: las frías aguas del lago frente al cuál está dispuesta.

Nacido del glaciar Grey, parte culminante de la inmensa masa que es Campos de Hielo Sur, la cuenca lacustre alcanza hasta 500 metros de profundidad y mide más de 35 kilómetros de longitud.

Sobre su superficie no solamente se puede realizar navegación en la lancha de la Hostería, si no que se puede viajar a través de los icebergs de una manera más humana: en kayak.

Nacido como forma de transporte del pueblo esquimal en el círculo polar ártico, se popularizo a tal medida que hoy en día es posible encontrar diferentes diseños, medidas y modalidades que abarcan principalmente ríos, lagos y océanos.

La variante del kayak de travesía, más largo y estable, es el que se utiliza para viajar en el Grey. El lago gélido.

lago Grey

La Era del Hielo
Rolando es el guía del viaje. Desde la hostería se camina, totalmente enfundados en trajes de neopreno impermeables, hacia el lago que no está distante. Hace frío y nublado, pero se mantiene sin viento, un detalle importante a la hora de pensar en abordar algo que está al nivel del agua.

Es extraña la primera sensación al introducirse en la larga canoa sintética. Los brazos cumplirán la labor principal y las piernas guiarán, a través de pedales, el timón del kayak. Somos cuatro personas en dos embarcaciones.

El paisaje, a pesar de las bajas nubes, provee de sorpresas. A poco empezar a bogar aparecen los primeros icebergs. Aparte de lo sucedido con el Titanic, ¿qué significa esta palabra? Un iceberg es, según Wikipedia, “un témpano de hielo o una isla de hielo procedente de la fragmentación de hielo polar, que siempre procede de los continentes y que es arrastrada hacia latitudes más bajas”.

El concepto se ve sobrepasado por la realidad, el lago Grey está cubierto buena parte del año con las “montañas heladas” y hoy no es la excepción.

Vamos sentados sobre las aguas mientras inmensas paredes de hielo de un color que muta desde lo blanco radiante a impactantes azules nos flanquean por cada lado. Las formas de cada iceberg sorprenden, con el derretimiento de su composición logran figuras únicas y efímeras.

Cuarto Azul
Las enormes masas alcanzan una altura de hasta 15 o 20 metros sobre la línea de flotación, hay tamaños y formas diversas a medida que avanzamos en las profundidades del Grey.

Los brazos acusan la falta de práctica, pero el paisaje es tan potente, tan irreal que las fuerzas se regeneran mientras las embarcaciones se separan para mirar ciertos icebergs con detenimiento. Una de las primeras observaciones es ver la real dimensión de cada uno de estos desprendimientos. Sobre la superficie se encuentra algo menos de un tercio de la superficie total, mientras que el llamativo color azul se debe a la compactación de oxígeno.

Rolando se dirige hacia nosotros y nos indica que lo sigamos. Mientras le damos la vuelta a un enorme trozo de hielo (como del tamaño de una casa), un gran boquerón se abre ante nuestro ojos. Una enorme cueva con vista al cielo perfora al iceberg transformándola casi en una guarida. El guía indica que muy pocas veces es posible avistar una formación similar, tanto en belleza como en la posibilidad de explorarla.

Dicho esto el corazón se acelera. Entraremos en este gran cuarto azul, la respiración se agita. Las gotas de agua que se derriten de cada pared se levantan como la única voz.

Los segundos se hacen intensos mientras las dos endebles canoas se enfrentan al poderío de una naturaleza centenaria que si quisiese nos ahoga con el más leve desprendimiento de la caverna de hielo.

Salimos y los comentarios son emotivos. Solamente caras de felicidad y una extraña paz. ¿Qué es lo que ocurre en la mente de un ser humano cuando ve el portento de la tierra? Un mensaje profundo, delicado e individual.

Comienza a caer una suave lluvia mientras la tarde se desvanece en el Parque Torres del Paine. Es hora de volver, ha pasado cerca de noventa minutos en las aguas del Grey. Un paso por la aventura que de alguna forma asemeja la vida de los Kaweshkar en la misma latitud pero en aguas salobres durante centurias.

La mente vuela en este noble lugar del mundo. Patagonia no deja de sorprender.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *