Descubre El Palacio De Tribunales




Muchas veces la cotidianeidad de los transeúntes por un mismo lugar, en pleno centro de la ciudad, hace que los diferentes espacios vayan perdiendo la importancia que tienen. Ese es el caso del Palacio de Tribunales de Justicia, que al ser de uso tan permanente, se deja de lado su valor histórico y arquitectónico, que lo hacen digno de estar en los circuitos turísticos de la capital.

Palacio De Tribunales chile

La construcción del nuevo edificio para el funcionamiento de los tribunales de justicia de Santiago fue impulsada por el Gobierno de Francisco Errázuriz Zañartu, y se llamó a concurso público en 1900. Siendo el Palacio de La Moneda de orden toscazo y el Palacio del Congreso Corintio, se buscó cierta armonía entre los tres edificios de los poderes del Estado, considerando apropiado para el Palacio de Tribunales los órdenes dórico y jónico.



Con una estructura imponente, este edificio está ubicado en la calle Compañía, frente a la Plaza Montt-Varas. Su construcción realizada en dos etapas, comenzó en 1905 con el levantamiento del ala poniente, incluyendo el cuerpo del acceso central y se concluyó en 1912. En tanto el ala oriente se inicio en 1928 y se terminó en 1930. Fue el 28 de junio de 1976, que gracias a sus singulares características fue nombrado Patrimonio Histórico Nacional.

En su estructura de tres pisos se distinguen sobrias líneas neoclásicas de influencia francesa. En su fachada principal, que ocupa toda la longitud de la manzana, se puede observar una mesurada ornamentación marcada por la severidad del sello oficialista.

Al ingresar, su amplitud de espacio hace apreciar las magnitudes de esta estructura especialmente por la galería de triple altura que cruza el edificio formando un gran vacío donde una estructura metálica da forma y sustentación a una bóveda vidriada.



En su interior se pueden observar pilares estilo cónico-dórico, y además, la construcción en mármol de las cariátides, que son columnas construidas en forma de mujer ubicadas en el hall de acceso, a los costados de la escala principal del palacio.

En tanto, el cuerpo central e inferior del edificio es de concreto armado, siendo una de las primeras construcciones realizadas en el país en este material. El revestimiento del zócalo esta hecho en piedra verde, que se trajo desde Nancagua en la VI región, la cual es muy fina y de consistencia muy firme, dando como resultado un color gris verdoso.

A la vez, su interior está lleno de detalles que representan la importancia que se le dio a este edificio y el empuje en el desarrollo de un país y sus estamentos públicos. Así, sus pisos en algunos lugares están hechos en baldosas y onix. Hay que hacer notar el excelente trabajo de ebanistería en los muebles y en los zócalos de madera (lingue y coigue) que cubren el primer cuarto de la altura, levantándose en los extremos centrales de la sala, para enmarcar un escudo en la zona de los ministros y un reloj en la zona del público.

A pesar de la necesidad de este edificio, y de los pulcros detalles de su construcción, su levantamiento no estuvo exento de polémica en su época, ya que para terminar la segunda etapa era necesario demoler la antigua Biblioteca Nacional, con gran valor en nuestra historia: en ella se desarrolló la Primera Junta de Gobierno en 1810, la abdicación de O´Higgins y la firma de la Constitución de 1833.

Aún así, se dio término al Palacio de Tribunales en 1930, y hoy, sólo se conserva una reja de la casa que ocupaba la Biblioteca Nacional. Sin embargo, bajó su estructura y por sus calles, se gestaron grandes eventos que permitieron la formación de este país. Y todo ellos a cortos pasos de la Plaza de Armas, en el centro de la capital.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *