Gastronomia : Chupe de locos




Chupe de locos

Ingredientes (4 a 6 porciones)

  • Locos: 8 grandes
  • Cebolla: 1 unidad
  • Ajo: 2 dientes
  • Manteca: 80 gramos
  • Pimienta negra: ½ cucharadita
  • Ají de color: una cucharadita
  • Marraquetas: 2 unidades
  • Leche: 1 ½ taza
  • Crema espesa de leche: ¾ taza
  • Queso rallado: 5 cucharaditas
  • Mantequilla: ¼ taza

Preparación



Si los locos no han sido apaleados, golpéelos con un mazo de madera y sal gruesa. Luego, lávelos prolijamente con una escobilla, póngalos en una olla con agua fría y déjelos hervir. Verifique que estén cocidos pinchándolos con un mondadientes de madera (si lo hace con algo de metal les dará mal sabor).

Recuerde que, inevitablemente, estos mariscos reducirán su tamaño y si aparece espuma, debe retirarla.

Pele y pique en cuadritos pequeños la cebolla y los dientes de ajo; luego, derrita la manteca en una sartén previamente calentada y vierta sobre ella la cebolla y el ajo para freír hasta que la cebolla se vea transparente. Añada pimienta y el ají de color.



Continúe desmenuzando el pan con las manos y poniéndolo a remojar en la leche.

Verifique que los locos estén cocidos pinchándolos con un mondadientes de madera (si usa un instrumento de metal tomarán mal sabor). Una vez listos, cuele y reserve el caldo; luego corte los locos en cubitos y agréguelos a la mezcla anterior.

Pase el pan por un colador no muy fino, deseche la corteza y los trozos de pan que no hayan remojado. Añada media taza del caldo de cocción de los locos y luego, la crema de leche y dos cucharadas de queso rallado.

Vierta la mezcla en la fuente que irá al horno y espolvoree con tres cucharaditas de queso rallado. Sobre el queso ponga trocitos de mantequilla y lleve al horno precalentado. Deje hornear a fuego alto hasta que la cubierta se dore. Sirva caliente.

Locos

El loco es uno de los mariscos chilenos más cotizados por su sabor. En el pasado se encontraba de forma abundante en nuestras costas, pero la extracción indiscriminada terminó por hacerlo caer en alerta de extinción. Para evitar que desaparezca, se permite su recolección solo durante determinados períodos, estableciendo también una cantidad máxima de extracción y un tamaño mínimo; de esta forma, se explica su valoración en el mercado.

Esta preparación también se puede usar para hacer chupe de jaibas, cholgas, choritos, machas o almejas.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *