Recorrido por el Cerro San Cristobal – Chile




Para los deportistas, ir al Cerro San Cristobal, es parte de la rutina.  Mientras que el grupo de nuevos visitantes camina contemplando una de las vistas privilegiadas de Santiago.  El Cerro San Cristobal está inserto en el Parque Metropolitano en el centro de la capital chilena. Allí  campings, un parque botánico,  el  Jardín Japonés para meditar  y el Zoológico Nacional nos esperan.

El Parque Metropolitano está en el microcentro de Santiago y se puede ingresar por Pio Nono, uno de las calles principales del turístico Barrio Bellavista. Está permitido subir en auto, y sobre la base de este lado del Cerro San Cristobal está funicular que traslada a los visitantes hasta Zoo, aunque si vienes con la idea de disfrutar de un placentero recorrido puedes continuar hasta la cima mirando cómo aparece en la altura, la inmensidad del centro de Santiago.



El camino está amparado por un bosque, cuenta con zonas de picnic, y uno de los secretos, es que cuenta con algunos “atajos” para quienes vienen haciendo footing. El recorrido está señalizado perfectamente y permite combinar rutas según los gustos del explorador. A la vuelta también podemos  tomarnos una foto en la exótica Plaza Gabriela Mistral.

La otra opción es entrar por Providencia, desde Pedro de Valdivia Norte aparece la calle de ascenso al cerro. Y si bien, esta vía es más larga, en la senda hay diversas paradas, la entrada al Parque Botánico,  el precioso Jardín Japonés y  ya casi en la cima, un restaurant y el desvío al camping municipal tientan las intenciones de quienes tenían planeado llegar a la cima.

De todas formas todo tiene su recompensa. Para quienes caminaron los 30-40  minutos  de recorrido hasta la cumbre del Cerro San Cristobal, además de la imponente vista de la ciudad, pueden  degustarse exquisitas empanadas caseras, y de postre,  el clásico mote con huesillos “heladito” que repone para emprender la vuelta.



Y para los católicos, el cerro San Cristobal se reconoce desde cualquier punto de Santiago por la gigante escultura de la Virgen María que mira desde arriba. Allí funciona desde 1908 un santuario a la virgen y muchos fieles llegan a diario con esfuerzo para participar de las misas o simplemente rezar en su honor.

Enamorados, familias o amantes de la naturaleza: conocer para cuidar y defender los lugares verdes que todavía ofrece el centro de Santiago es una actividad muy fácil,  no hay excusas para vivir un día diferente en el Parque Metropolitano.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *