Viaja y conoce Putre: La Puerta Del Altiplano




A tan sólo dos horas y media de camino desde Arica y sobreponiéndose a la puna -clásica de este territorio para los afuerinos-, se encuentra uno de los pueblos más hermosos del norte chileno. Entremedio de montañas nevadas, se abre el verdor del valle de Putre.

Sumergido en el fondo de una quebrada, los menos de mil habitantes del pueblo practican el bajo perfil. Saludan con cordialidad al visitante, pero son de pocas palabras. No genera un resquemor esto, solamente es sinónimo de la especie de encierro que tiene el lugar. Un encierro mágico y que muy pocos han visitado.

Putre chile turismo

La Picá de los Españoles
Quién diría que Putre aventajó a Arica como zona de residencia de la elite española debido a un mosquito. La malaria fue la causa de que la zona de residencia hispana se trasladara del litoral a las alturas ya que en esas época era imposible una cura al implacable mal.

Fue en 1580 cuando las caravanas conquistadoras repararon en el lugar y fundaron el pueblo. Lugar de paso y reabastecimiento de la ruta que unía a Potosí con Arica, lentamente se fueron creando grandes casonas de las cuales perduran hoy, solamente, algunos portales de piedra tallada.

Aunque se supone que el valle estaba poblado desde antes por indígenas, resultó que por las limitantes geográficas no pudieron realizarse grandes legados como los pucarás que se pueden hallar en otras zonas cercanas.

Cerca de 1600 se construyó una primera capilla, que fue destruida por un terremoto en 1665. En 1670 se reconstruye en el sitio donde se haya la actual iglesia, la que supuestamente estaba cubierta  ricos adornos murales de oro y plata.

Llegado el siglo XIX, Putre entra en decadencia debido a la baja producción de Potosí, casi extinta para la época, sumado a los daños del terremoto de 1868. Tres años después se reconstruye con su fachada final que es posible ver desde la plaza de Putre.

Pero no es la única herencia que dejaron las ocupaciones conquistadoras. Basta una caminata por la calle O’Higgins para apreciar la construcción de la misma. Posee una especie de canaleta que media en la vía, mientras todo este hecho de piedras tipo adoquín, muy parecido a las callejuelas de Cuzco, por ejemplo.

El Verdor de los Cerros
En el centro de Putre, específicamente desde su plaza principal es posible ver como se ha tratado de mantener el ordenamiento de las calles con la menor interferencia de la modernidad, como es la utilización de viejas casonas por una entidad bancaria o por la municipalidad.

Pero lo que más llama la atención es que Putre es un pueblo en varios niveles ya que los cerritos aledaños están con casas y potentes sembradíos que tiñen de verde la comarca. Caminando por entre las casas, construidas mayormente durante el siglo XIX, es posible llegar a amplios miradores en que se contrasta el verde de las hortalizas plantadas por el hombre y el paisaje de altura con picos nevados y poca vegetación.

La Herencia Aymara
A pesar de la herencia arquitectónica hispana, lo que acá predomina son los rostros morenos y curtidos por el sol. El pueblo Aymara es el señor desde siempre de estas tierras y, a pesar de la chilenización imperante luego de la guerra del Pacífico, su herencia trasciende fronteras geopolíticas por el simple hecho de que su raza es más antigua y profunda que los actuales límites que la dividen en tres o cuatro países.

Ejemplo de esto es la próxima celebración del Machaq Mara o Año Nuevo aymara, que se realizará durante el 20 y 21 de junio, fecha del solsticio de invierno. En esta ocasión, el municipio de Putre en conjunto con el de Curahuara de Carangas de la hermana república de Bolivia, harán una ceremonia que se perdió desde la llegada de los españoles y que hoy, luego de casi 500 años, se volverá a retomar: la investidura del Malku.

El Malku es la investidura de autoridad ancestral, una clase de jefe que encarna toda la herencia de la etnia. Promoviendo de esta manera el resurgimiento de un fuerte sentimiento de arraigo indígena que por muchos años se le bajo la importancia en aras del sentimiento de chilenidad inexistente antes en la zona.

Luego de la ceremonia de jefatura, se dará paso a la vigilia del año nuevo en que con bailes y comidas tradicionales, esperarán la salida de los primeros rayos de sol.

Es la vuelta de los poéticos sentimientos de las antiguas razas americanas y una invitación abierta a los turistas que deseen integrarse a una distinta cosmovisión del mundo en un pueblo de tan solo 600 personas.

La Entrada del Altiplano
Pero no es todo lo que ofrece Putre, ya que el pueblo se transforma en una puerta de entrada a un universo natural único en nuestro país y que, en conjunto con Bolivia, forman el altiplano.

Una vez aclimatados a la altura es posible seguir ruta a Parinacota, Chungará, Belén o Socoroma, pequeños pueblitos y grandes paisajes que encierran mil historias que los turistas no alcanzan a ver en los 15 o 20 minutos que duran los tures programados. En esas zonas es posible ver convivir al hombre con la naturaleza, una relación de respeto que ha durado inalterable por centurias.

O tambien puedes sentarte al lado de un grupo de alpacas o guanacos y verlos pastar sin tener en absoluto temor por el visitante, enmarcado todo en montañas que sobrepasan los 6 mil metros de altura. Con todo lo que significa eso.

Un mundo nuevo y anhelante de ser visto y valorado, al que, por gracia o desgracia, llegan solamente extranjeros, estando solo a un par de horas de hermosísimo camino desde Arica.

 




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *