Varadero: El resort de Cuba




Primero fue un kiosco, a fines del siglo XIX, luego se amplió hasta alcanzar una bella estructura a principios del XX, cuando lo nombraron La Torre, pero se fue deteriorando y en 1971 lo demolieron”. Una de las especialistas del Museo de Varadero recuerda con algo de nostalgia la historia del primer hotel de la ciudad. Una historia reciente, ya que la ciudad fue fundada en 1887 cuando una decena de familias se instala en el lugar y bautiza al nuevo poblado con el nombre que era conocido por los marinos cubanos: Varadero, pues muchos acostumbraban a fondear sus naves en las tranquilas aguas de la playa. Tan tranquilas que los visitantes actuales pueden internarse varios metros mar adentro sin que el agua los tape.

Esta característica ha convertido al balneario en el principal destino turístico de Cuba, incluso superando a la bella ciudad de La Habana. Y la verdad es que las razones para esta elección no son arbitrarias: paquetes turísticos que incluyen hoteles de 4 y 5 estrellas, con programas “todo incluido”, el disfrute de una playa de más de 20 kilómetros de largo con aguas cristalinas y cálidas, y noches de rumba y ron. ¿Qué más se puede pedir? Nada. Por eso pocos resisten la tentación, sobre todo considerando que viajar a Cuba resulta más económico que otros lugares del Caribe.

Varadero cuba

Varadero se ubica al norte de la provincia de Matanzas, ocupando parte de la larga y estrecha península norteña. La separan sólo 136 kilómetros de La Habana, por lo que se puede conocer ambas sin necesidad de viajar demasiado. Incrementando su mote de balneario turístico, el gobierno cubano la declaró Puerto Libre y posee un aeropuerto internacional. Por lo tanto, no es extraño que algunos cruceros recalen en la bahía y sus pasajeros sólo se movilicen del hotel a la playa, luego al hotel y de nuevo al crucero. Lo mismo paso con quienes llegan en avión.

El hotel no es Varadero

Pero la ciudad ofrece más que los paquetes turísticos de las agencias de viaje. Si están envenados con las actividades marinas, pueden alquilar embarcaciones como botes y lanchas, o windsuf y motos de agua. En todos estos casos la tranquilidad del mar hace que puedan ser disfrutados por grandes y chicos. Aquí no se corre el riesgo de ahogarse, a no ser que no se sepa nadar. En cuanto a buceo, los fondos marinos de Varadero poseen más de 40 tipos de corales, diversidad de peces, langostas, camarones, cangrejos, caguamas y más de 70 tipos de moluscos. Son cerca de 25 sitios específicos que van desde la bahía de Matanzas hasta la porción occidental de los cayos del grupo insular Sabana-Camaguey, lugar en que se abre el imponente Ojo del Mégano (blue hole), caverna submarina de 70 metros de profundidad, ubicada en los arrecifes cercanos a Bahía de Cádiz.

Además, la extensión de la playa es tan grande que no se verán practicantes aglomerados y peleándose un lugar. Este mismo motivo fascina a quienes sólo gustan de tomar el sol y refrescarse de tanto en tanto. Olvídense de la familia con los niños jugando y tirándonos arene a la cara. Eso no pasa. Aquí las personas se distancian varios metros una de otra.

Cuando cae la tarde, pueden acercarse a un ranchón, como le llaman a unas rústicas estructuras de madera con techo de paja donde sirven cócteles. ¿Qué se puede pedir? Pues cualquier trago refrescante o jugos naturales, claro que si quieren ponerse a tono, les recomendamos lo típico de la isla: un mojito cubano. Apenas lo terminen no querrán parar hasta el día siguiente. Y es que al caer la noche, Varadero se ilumina como ninguna otra ciudad cubana. Miles de watts de energía hacen que las luces de neón, la música y el ruido estalle por cada poro del restaurante, bar o discoteca. Una orgiástica fiesta que nada tiene que ver con la escasez que sufre el pueblo cubano. Pero tanto las autoridades como los turistas están más preocupados de atraer divisas y divertirse que de preocuparse por la forma de vida de la gente. A fin de cuentas, Varadero está en las portadas de los afiches promocionales de todas las agencias turísticas y Cienfuegos o Matanzas no.

Por último, recomendamos visitar el Parque Natural Montemar, a hora y media de Varadero, en la Península de Zapata. Este lugar es un paraíso para los amantes de la naturaleza y posee un área de varios miles de kilómetros cuadrados de bosques y vegetación costera, extensos humedales y manglares que constituyen el hábitat de 160 especies de aves y de 900 plantas superiores. Mamíferos, peces y anfibios se suman a este bello espectáculo en el Caribe insular.

DATOS UTILES:

· No olviden llevar equipo de buceo (snorkel y máscara) ya que tendrán una visión espectacular del fondo marino cubano, con hermosos peces y moluscos.

· No dejen de visitar el Museo de Varadero, donde podrán conocer parte de la cultura local.

· La mejor época para visitar Varadero es en invierno, esto es, entre junio y septiembre, cuando el clima es más fresco.

· Es aconsejable llevar dólares en efectivo y en denominaciones bajas. Sean generosos con las propinas.

· El código telefónico de Cuba es 53 y el Varadero es 5.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *