Turismo en Región de Atacama – Provincia del Huasco




La Provincia del Huasco en la Región de Atacama aún es poco conocido como destino turístico así que entre mar y cordillera hay mucho que descubrir…

Costa:

La costa ofrece playas vírgenes y maravillosos paisajes desérticos. En años de suficientes precipitaciones el sector costero se convierte en un campo florido y colorido con innumerables especies de flores y cactos – fenómeno natural del desierto florido. En el Parque Nacional Llanos de Challe, ubicado en la ruta costera a 37 km al norte de Huasco, se puede conocer y aprender sobre la flora y fauna nativa. Alrededor de la Isla Chañaral  frente a Caleta Chañaral de Aceituno (130 km al suroeste de Vallenar) se pueden observar pingüinos y otras aves marinos, lobos marinos, delfines y diferentes tipos de ballenas incluyendo la ballena azul.



Desierto florido – Parque Nacional Llanos de Challe

Dentro del sector costero se pueden realizar varias actividades como buceo, cabalgatas, surf, off road etc. Además por supuesto no falta un rico ofrecimiento culinario con productos frescos del mar.

Zona intermedia:



Alrededor de Freirina hay una gran cantidad de cultivos de aceituna y producción de aceite de olivo de alta calidad. En la “Ruta de los Olivos” el turista puede conocer de primer plano el lugar y el procedimiento de producción.

La Provincia del Huasco tiene una historia muy interesante  respecto a la explotación  de diferentes minerales y su procesamiento. Su importancia como zona minera  históricamente aportó mucho al desarollo del país. Hoy se pueden observar los vestigios de los siglos pasados como la fundición antigua de Carizal Alto, Capote, las Torres de Labrar de Quebradita, Agua Amarga y la Fundición Viscachita cerca del pueblito de Domeyko.

La capital provincial Vallenar cuenta con un museo en el cual se pueden apreciar vestigios mineralógicos, paleontológicos, botánicos y zoológicos.

Precordillera y Cordillera:

El Interior de la Provincia del Huasco tiene una historia bastante particular ya que los dos Valles cuyos ríos se juntan en la pequeña ciudad de Alto del Carmen (45 km al sureste de Vallenar) , en el siglo 18 fueron divididos entre los colonos Españoles y los habitantes nativos. Es por eso que hoy día existen dos rutas turísticas llamadas  “Ruta de los Españoles” en el valle del Río Carmen y  “Ruta de los Naturales” en el valle del Río Tránsito.

El clima en ambos valles es muy privilegiado similar al mediterráneo lo que permite actividad turística durante todo el año.

Se trata de una zona netamente rural en la cual predomina la actividad agrícola y la producción de productos típicos cómo el “pajarete” y artesanías como la cerámica diaguita, orfebrería etc.

Los habitantes se caracterizan por su sencilla forma de ser y su calidez y el lugar por su tranquilidad y el relajo.

El cielo nocturno es reconocido a nivel internacional por sus características atmosféricas y es considerado uno de los más claros del mundo.

Un Sendero interpretativo ambiental el cual se puede recorrer caminando o en bicicleta parte en la ciudad de Alto del Carmen y se dirige hacía el Valle del Carmen. Aquí se observan diferentes plantas nativas y especies animales que habitan la zona. Además en este valle se pueden visitar  pisqueras de producción artesanal cuyos piscos son ampliamente reconocidos por su calidad como Bou Barreta y Horcón Quemado.

Hay cabañas, camping y hostales, piscinas y restaurantes con un rico ofrecimiento culinario- todo manejado y atendido por los mismos lugareños.  Además se ofrecen tours de corta duración – algunos con degustaciones.

El Valle del Río Tránsito cuenta con una gran riqueza paleontológica la cual evidencia la prehistoria de nuestro planeta. La Quebrada de Pinte cuenta con una sala museológica con muestras de diversos fósiles marinos de la era jurásica entre otros vestigios encontrados en el mismo lugar. En varios sitios existen petroglifos los cuales son atribuidos a la cultura “Molle” que habitaba la zona ya hace dos milenios atrás. Las Quebradas destacan por sus formaciones geológicas y sus variados colores entre ocre, diversos tonos de rojo y violeta. En la cordillera se encuentran las Lagunas Altiplánicas las cuales se pueden conocer en un tour a caballo de varios días.

El Valle cuenta con camping, cabañas, hostales, piscinas y ofrecimiento de alimentación. Además se ofrecen diferentes tours de trekking,  en bicicleta y cabalgatas así como arriendo de bicicletas y equipamiento de camping.

El Sendero de Chile Pinte – San Félix es un tramo de 39 km que une los dos valles y que fue usado históricamente por los habitantes nativos. Ofrece excepcionales paisajes montañosos pasando por una altura máxima de 2980 msnm. Es posible recorrerlo en un tour guiado caminando o a caballo.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *