Rutas turísticas : Isla Negra




La mística que envuelve la localidad de Isla Negra la convierte en un paso obligado para los turistas que visitan las costas del Litoral Central y que hayan leído el libro “Ardiente Paciencia” o visto la película “El Cartero”, o que simplemente conozcan de literatura. La razón, allí descansa el vate ganador del Premio Nobel de Poesía, Pablo Neruda.

Isla Negra chile

Perteneciente a la comuna de El Quisco, este balneario se alza como un lugar poético, con artesanía y buena comida. Pero lo que más llama la atención, es la casa del poeta, ahora convertida en museo. Allí se pueden encontrar los más diversos artículos, los que hacen referencia a los gustos de Neruda, como instrumentos navales, mascarones de proa, un compendio de botellas en todas las formas y colores, fósiles, una colección de barcos embotellados, insectarios y una infinidad de libros.

Existen más de 3 mil 500 artículos inventariados, pero es la tumba misma del poeta la que destaca dentro de todo ese variopinto de objetos que rememoran la vida del artista. Allí, frente al mar, reposan los cuerpos de Neruda y de Matilde Urrutia, los cuales fueron trasladados desde Santiago el 12 de diciembre de 1992.

Cuenta la historia que, antes de su muerte, la casa fue allanada por los militares. Tras esto, fue trasladado a la Clínica Santa María, donde murió el 23 de septiembre de 1973.

Recién en 1986 la Fundación Neruda obtuvo la personalidad jurídica de la casona y ésta fue restituida, siendo abierta al público en 1990 como la Casa Museo.

Entre las visitas que han recibido destacan el mimo Marcel Marceau, en el 2005; el ex presidente de Argentina, Raúl Alfonsín; Horacio Durán y Max Berrú, de Inti Illimani; el príncipe Felipe Borbón de España, en 1992, entre otros tantos que han paseado por los jardines de Isla Negra.

Los horarios de visita son de martes a domingo de 10 a 20.30 horas. Se realizan tours en español a 3 mil pesos por persona, y en inglés por 3 mil 500; los estudiantes y tercera edad pagan mil 500 pesos por persona, con credencial. Y se pueden hacer reservas al 56 (35) 461284.

La Historia
Desde 1937 que Isla Negra está unida a Pablo Neruda. En esa fecha regresó al país y, buscando un sitio idóneo donde escribir su afamado Canto general, se instaló en la localidad. Allí le compró un sitio a un veterano navegante español que llegó hasta la zona tras el hundimiento de su buque en Punta Arenas.

Una pequeña casa junto al mar, que estaba en aquel lugar, fue la piedra angular de lo que sería la nueva vivienda y refugio del artista. Tras varios años, el arquitecto Germán Rodríguez realizó modificaciones al hogar, siempre bajo la constante supervisión del vate, quien pidió una torre en el acceso, una chimenea, y un gran ventanal en dirección al océano para inspirarse.

Brisa en la Orilla
 Isla Negra está compuesta por tres playas, pero ninguna es apta para el baño. Las Conchitas es la más extensa y de arena gruesa, llena de roqueríos, Neruda está ubicada justo frente a la casa museo, allí vive un grupo de pescadores y mariscadores que venden sus productos recién salidos del mar, y Rocas de Córdova es ideal por excelencia para caminar por la orilla, donde se pueden encontrar las piedras cristalinas conocidas como ágatas.

Playas, poesía y hermosas construcciones, pero infaltable es la típica feria de artesanía apostada a un costado de la avenida principal, donde se pueden encontrar la variedad de recuerdos que sólo trabajadores en cuero, madera, piedra, greda y tela pueden ofrecer. Además de vender libros de escritores como Neruda, Huidobro, y el poeta Jonás. Su horario de atención es de 10 a 22 horas.

¿Y para comer? Diversos restaurantes están al servicio de los visitantes, cuya gastronomía es tan diferente como especial. Entre ellos podemos encontrar La Candela, El Cielo, Isla Negra y El Calú, entre otros. Todos con una carta gastronómica que incluye mariscos, carnes y una que otra empanada gigante para el deleite de los ávidos comensales.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *