Rutas turísticas : Antillanca




Antillanca es un pequeño volcán que se encuentra en la X Región de los Lagos, y cuyo nombre significa en lengua mapuche, “el lugar del nacimiento del sol”.

antillanca-turismo

Ubicado 70 kilómetros al este de la ciudad de Osorno, exactamente a 1.015 kilómetros de Santiago, este centro de ski, además de tener diversas pistas que satisfacen a expertos y principiantes, se caracteriza por su frondosa vegetación, lo que hace de este sitio un lugar inolvidable.

Cómo Llegar
Para encontrar este blanco paraíso se debe seguir el camino internacional Puyehue. Dejando atrás las conocidas Termas de Puyehue, se sube por el parque nacional del mismo nombre, entre lagunas congeladas, saltos de agua y los antiguos bosques nativos de la selva valdiviana.

El recorrido está lleno de curvas, tras las cuales aparece un paisaje que, tanto en verano como en invierno, sorprende al visitante con sus variados precipicios, sus helechos, nalcas, enredaderas, arrayanes y otras diversas especies que abundan en el lugar.

Los árboles que describen la totalidad del camino, se entrelazan dibujando infinitas formas con sus ramas atestadas de musgo e historia, entre las cuales se filtran los rayos de luz que traspasan la densa niebla helada que cubre la montaña.

En ciertos momentos el bosque se enciende en tonos dorados y ocres, mientras las aves lanzan sus alegres cantos para recibir al visitante.

En invierno, es necesario ser cuidadoso por lo angosto y resbaladizo que es el camino, por lo cual es recomendable el uso de cadenas.

Las Pistas
Las pistas de Antillanca están en las faldas del volcán Casablanca, y desde arriba es posible admirar los lagos Rupanco y Puyehue, además de las cimas del Osorno, Calbuco, Puntiagudo y Tronador. Este paisaje, observado desde las alturas, no deja indiferente ni a esquiadores ni a turistas, quienes muchas veces recorren los cerros nevados exclusivamente para tomar fotografías o apreciar el panorama visual.

Las pistas cubren las necesidades de esquiadores de todos los niveles, existiendo un 25% de ellas adaptadas para principiantes, un 50% para intermedios y otro 25% para avanzados. Junto a esto, el centro cuenta con un grupo de instructores capacitados para quienes deseen aprender sobre el deporte blanco.

Las 13 pistas están a 1.050 metros sobre el nivel del mar, y para llegar a ellas existen 5 andariveles (1 telesilla y 4 de arrastre), los cuales tienen capacidad para 3.400 personas por hora, funcionando de 9:00 a 17:30 horas. El descenso se realiza por entre bosques frondosos que hacen de la aventura un verdadero paseo turístico.

Antillanca es ideal para quienes, además del esquí tradicional, practiquen snowboard, ski de fondo, nordic o de travesía. A lo largo de la temporada se realizan competencias internacionales en pistas homologadas por la Federación Internacional de este deporte, otorgándole al centro un gran atractivo en los meses de agosto y septiembre.

Servicios
Antillanca cuenta, junto con la belleza natural del entorno, con un lujoso hotel perteneciente al Club Andino de Osorno (CAO), conocido como hotel Antillanca, el cual, desde 1935 ha brindado sus múltiples servicios a los visitantes que, desde diversos lugares del mundo, llegan a admirar la belleza de este lugar.

El hotel, construido en base a la arquitectura cálida y típica de la zona, tiene una apariencia muy rústica, principalmente por su decoración en base a troncos, maderas de diferentes tipos e incluso árboles que atraviesan las gruesas paredes del hostal, posee una piscina temperada al aire libre, un salón de juegos, un sauna y un gimnasio, además de una discotheque y diferentes excursiones, pedestres y en mountain bike, para quienes no deseen esquiar.

El albergue cuenta con 137 habitaciones (singles, dobles, triples y cuádruples), con teléfono, calefacción central y baño privado. Además está provisto de boutiques, servicio de fax, sala de T.V., cine video, y salones de conferencias.

En este lugar, todo está pensado para hacer de su estadía un completo deleite. La diversidad es lo que caracteriza a este sitio, ya que es posible pasar del descanso más placentero, a la enorme adrenalina que provoca el deporte blanco, pasando por la inevitable fiesta sensorial que el paisaje evoca.

Finalmente, es necesario resaltar que Antillanca no sólo es un paraíso en los meses de invierno, puesto que en verano la blancura de su paisaje se transforma en el más inmenso colorido de la naturaleza.

En estos cálidos meses los visitantes pueden practicar diferentes actividades, como paseos a caballo, ascensiones al volcán, canotaje, trecking o pesca deportiva en los diversos lagos del sector, entre otras.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *