Ruta : De Parral a Cauquenes y la Costa




Parral - Chile

Recorrido por un camino con bellos paisajes campestres. Se adentra en localidades típicas de la tierra del Maule y lleva hasta hermosos entornos naturales para disfrutar al aire libre.

Comienza a un costado de la Ruta 5 Sur, a 345 km de Santiago, en Parral, localidad de la Región del Maule, conocida entre otros aspectos como la ciudad natal del Premio Nobel Pablo Neruda.  De aquí a Cauquenes, el paseo consta de 61 km por camino pavimentado. Continuando siempre por la vía que lleva al poniente, hay que recorrer 98 km más para llegar a la costa.

Luego de entrar a Parral y llegar a la plaza principal, se debe tomar la Avenida Aníbal Pinto hasta llegar a la Estación de Ferrocarriles, en el sector poniente de la ciudad. Se avanza por un camino que pasa por la medialuna de Parral y la Feria de Animales.

Poco a poco, la ruta comienza a internarse en una zona rural y en el horizonte comienzan a verse cada vez más altas las montañas de la cordillera de la Costa.

A la altura del kilómetro 27, se cruza el río Perquilauquén, cuyo tranquilo cauce avanza junto a buena parte del tramo que recorre el tren. El puente ferroviario que se puede apreciar en este recorrido tiene categoría de Monumento Natural desde el año 2000 y se extiende por 135 m. Fue construido a fines del siglo XIX, entre 1890 y 1895.

En el kilómetro 43, se cruza la intersección con la Ruta los Conquistadores, camino que proviene desde el norte. Tras recorrer unos 5 km, se podrá ver a un costado de la vía la Estación Experimental de Cauquenes, famosa instalación en la que se elaboraba aguardiente.

Posteriormente, la vía lleva hasta Cauquenes, nombre de origen indígena que quiere decir chorreado de agua. Esta ciudad es tranquila y cuenta con buenos servicios urbanos.

Algunos de sus atractivos son la iglesia San Alfonso, la Plaza de Armas, con centenarios árboles, y el Mercado Municipal, donde se ofrecen piezas de la tradicional artesanía en cerámica de Pilén.

Si no se quiere entrar a Cauquenes, se debe seguir derecho por la misma ruta. Poco a poco, la vía se va internando en una zona de cerros con escasa vegetación. Hacia el kilómetro 72 se llega al tranque Tutuvén, cuerpo de agua de 20 km2, cuyo entorno resulta ideal para hacer un alto y disfrutar de un picnic. En el tranque se pueden practicar deportes náuticos y, además, pesca de pejerreyes.

Siguiendo el trayecto rumbo al litoral, se cruza la cordillera de la Costa y, lentamente, comienza a advertirse un elemento del clima con influencia marina, tan propio de la zona: aire fresco y húmedo. Tales condiciones atmosféricas permiten la presencia de una vegetación más abundante; así, la ruta pronto se interna por bosques de pinos.

En el kilómetro 90 está la Reserva Nacional Los Ruiles, creada para proteger el árbol que da nombre al recinto, el ruil o Nothofagus alessandrii. Cubre una superficie de 45 hectáreas donde se desarrolla un bosque nativo de ruil, coigüe, hualo, canelo, pitao y avellano. También es el hábitat de copihues, taiques y chilcos, entre otras flores nativas.

En este recinto protegido por el Estado y administrado por Conaf, hay un sendero de interpretación que se extiende por 1,5 km y cuyo recorrido tarda aproximadamente tres horas.

En verano el horario del parque es de 8:30 a 20:00 h, y en invierno, de 8:30 a 17:30 h. Los adultos deben cancelar $1.500, los niños $500; los adultos mayores no pagan, y los extranjeros $3.000.

Continuando la ruta original que lleva a la costa, el camino baja por un valle boscoso encajonado junto al río Curanilahue. Sigue así hasta que, en el kilómetro 98, se encuentra con la ruta costera que lleva a localidades situadas junto al mar. Si se dobla a la derecha, se llega a Chanco; si se opta por virar a la izquierda, se arriba a Pelluhue.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *