Ruta : Al valle de Codpa




valle de Codpa

Recorrido por un interesante escenario geológico, hasta un histórico valle que tiene una de las iglesias más hermosas. Excelente opción para subir a Putre por caminos interiores. Son 116 km pavimentados desde Arica, y 47 km desde el cruce en la Panamericana. Si sigue a Putre lleve bencina. Paseo para un día. Movilización desde Arica: Buses La Paloma, Germán Riesco 2071, fono 58-222710. Salidas L, Mi y V a las 8 h; regreso el mismo día a las 16 h.

Km 0. Se cruza la Panamericana (69 km al sur de Arica), y se dobla al oriente. Al fondo, es posible ver el puntiagudo cerro Chuquiananta. La pampa desértica sube suavemente por piedras descubiertas por el viento. Se aprecia la gran cadena montañosa de los Andes, con volcanes y cerros puntiagudos sobre los 5.000 m.

En el km 14, una gran animita recuerda a dos jóvenes ariqueños, muertos en trágicas circunstancias. Un mirador en el km 31 da al profundo cañón rojo estéril, donde corre un arroyo, que es afluente del río Camarones. En los cerros, se imponen los aislados cactos candelabro.

Km 34. Un cruce a la derecha lleva a Esquiña, antiguo pueblo con terrazas de cultivo, hoy prácticamente despoblado. En el km 39, el camino hace un recodo violento a la izquierda y corre por la cresta del profundo cañón, paralelo a la cordillera. Luego, comienza la bajada hacia el valle de Codpa, en el que destacan extrañas pircas circulares, que fueron corrales de un antiguo tambo en el Camino del Inca. En el km 45, se inicia una bajada por el acantilado y, de pronto, aparece un angosto y fértil valle.

Codpa

En el km 47, se llega a Codpa. De origen prehispánico, fue la residencia del cacique de los “Altos de Arica”, que gobernaba las tribus de Socoroma, Putre, Parinacota, Livilcar y Tignamar, entre otras. Situado en el alto curso del río Vitor, sus tierras son de notable fertilidad, debido a su agua purísima y un clima templado. Aquí se da todo tipo de frutas, como guayabas, tunas, membrillos, cítricos y uvas codpeñas. Estas últimas son usadas para elaborar el vino pintatani, grueso y gustoso, cuya vendimia se realiza en abril. Codpa es un lugar tradicional de descanso para los ariqueños. En 1973, la Junta de Adelanto de Arica construyó la hermosa hostería, hoy en manos privadas.

A la entrada del poblado, está el cementerio, con cruces en el suelo y sin túmulos. Se recomienda atravesar la plaza frente a la iglesia y luego recorrer las calles aledañas. Hay antiguas casonas, con sobrecimientos de piedra y muros de adobe.

La Iglesia de San Martín de Tours fue un importante centro misional durante la Colonia y data de 1668. El actual edificio de adobe era 7 m más largo y fue cortado a fines del siglo XIX para dejar pasar el camino de acceso. Tiene un bonito portal lateral de piedra labrada, y, en su interior, un gran arco pétreo que delimita dos capillas laterales. Al fondo, se ubica un retablo en piedra de dos niveles y seis nichos, con bella imaginería y cuadros religiosos. Destaca un San Martín montado en burro. El púlpito es policromado en madera y sus dos pilas bautismales son de piedra.

Guañacagua

En el km 4 se entra a Guañacagua. El poblado se puede visitar a pie. Está organizado en dos calles que se juntan para formar una plaza. Sus casas son de gruesos muros de adobe; también hay algunas de piedra canteada que indican que pudo ser asentamiento incaico. Un pequeño puente cruza el estero. En la otra ribera está, solitaria, una de las más bellas iglesias del norte. Esta capilla es una construcción de piedra probablemente del siglo XVI, con su portal refaccionado en 1904. La fachada tiene losetas incrustadas que llevan grabado el monto aportado por los donantes para su refacción. Su planta es rectangular, con sacristía adosada y, detrás, un ábside ochavado y un retablo de piedra. La torre campanario es, quizá, la más hermosa del norte. De piedra tallada, es un bello ejemplo de arquitectura barroca andina.

Desde el pueblo sale un camino que en 8 km lleva a Chitita, pequeño poblado contruido en piedra, situado en la antigua senda que unía Codpa, Belén y Putre. Su iglesia, sin torre, tiene una portada barroca rodeada por un patio cercado.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *