Olmué conserva ese agradable sabor campesino




Entre sus múltiples virtudes se cuenta el excelente clima de la zona, tan agradable y benévolo que algunos lo han calificado (en revistas de medicina extranjeras) como uno de los tres mejores del mundo. Sitio ideal para pacientes que tienen problemas respiratorios y de presión, así como de stress. Una temporada en Olmué definitivamente mejora el estado de ánimo y hace bien para el cuerpo. De ello se ha valido el slogan de la ciudad “Olmué regala vida”, asegurando a los visitantes aire puro y oxigenado, grandes extensiones de campos sembrados con frutales donde se pueden comprar mermeladas y frutas maduras, además de un parque nacional que está a unos pocos kilómetros de distancia, el parque La Campana, reserva de la hermosa y casi extinta palma chilena.

Rodean a la ciudad cordones montañosos donde abundan el boldo, los espinos y gran cantidad de arbustos y plantas silvestres. Muchas de las especies pueden ser vistas en el parque, cuyo hito geográfico principal es el cerro La Campana, uno de los más altos de la Cordillera de la Costa. Desde su cima se puede ver hacia el oriente la Cordillera de los Andes y al poniente el azulado Océano Pacífico. Sin duda, una panorámica excepcional de esta parte de Chile.

olmue cuesta la dormida

La ciudad de Olmué debe su debe su nombre a la antigua hacienda Gulmué, que a su vez derivaba de huilmo, una planta autóctona. Esta hacienda, propiedad de Mariana de Osorio de Cáceres, fue donada por su propietaria a los indios picunches que habitaban en ella en 1612. Este es el origen del futuro pueblo, claro que pasarían varios años, a decir verdad casi dos siglos, antes que los indígenas adquirieran título de dominio. La ambición de algunos familiares lejanos de Mariana de Osorio postergaron su voluntad y sólo mediante la certificación del testamento y tras varias rencillas judiciales se pudo dar cumplimiento a lo establecido. En 1779 se mensuró la propiedad y en 1781 se entregaron los dominios.

Hoy Olmué es un activo municipio que invita a pasar unos días en estrecho contacto con la naturaleza y disfrutando de la vida campesina. A fin de cuentas, cerca de un 50 por ciento de la población es rural, por lo que no es extraño ser partícipe de viejas costumbres y tradiciones. Desde septiembre a noviembre es usual la organización de rodeos, trillas y carreras a la chilena, eventos típicos que tienen al huaso como personaje principal. Además, Olmué es el epicentro del festival chileno por antonomasia: el Festival del Huaso de Olmué, un evento que viene realizándose desde 1968.

Cada verano, a fines de enero, se lleva a cabo en el parque El Patagual esta competencia folclórica que durante los últimos años ha servido como escenario para exponentes de la música tradicional no sólo de Chile, sino de América entera. Gente como Illapu, Inti Illimani, Tito Fernández, la peruana Eva Aillón, el argentino Víctor Heredia y la Sonora de Tommy Rey, entre otros han desfilado por el escenario. Cada uno representante de un estilo diferente, pero cruzados por las sonoridades del folclor y la música popular.

Lo que se llama pueblo chico

Algunos de los sitios de interés dentro de Olmué son el parque Teniente Merino, donde hallarán gran cantidad de juegos infantiles y donde se arriendan mansos caballos de paseo ideales para los más pequeños. Hacia el poniente, frente a la Municipalidad, está la plaza Manuel Montt, un agradable remanso de paz, sobre todo en las tardes, cuando se escucha música ambiental y se ve pasear a familias completas. Alrededor de la plaza hay varias tiendas de ropa, fruterías, panaderías, restoranes y bazares. Todo aquello que se puede encontrar en un pueblo pequeño de ambiente bucólico.

Para los más arriesgados, el aeródromo de Olmué ofrece saltos en paracaídas, vuelos en globos aerostáticos, planeadores y aviones biplanos de la Segunda Guerra Mundial (únicos en Chile). Otra alternativa es realizar una excursión a través de senderos señalizados dentro del parque La Campana o en la cercana Quebrada de Alvarado, donde encontraremos un bonito pueblo de aspecto colonial. Este sitio servía de posta al camino por la cuesta de La Dormida, escogida por Pedro de Valdivia para unir Santiago con la bahía de Valparaíso. Aquí también se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, que se presume fue construida en 1645.

Avanzando por el camino, en medio de la quebrada, se llega hasta la Capilla Niño Dios de las Palmas, declarada Monumento Nacional. Se encuentra emplazada en la mitad del faldeo, aislada y enmarcada por antiquísimas palmeras chilenas. En su interior se encuentra la imagen en madera del Niño Dios de las Palmas, encontrada por un campesino en 1775 y trasladada a este sector en 1780.

De vuelta a Olmué, no olvide probar alguno de los platos típicos de la región. Los más solicitados por los turistas son el chancho a la chilena, las empanadas de horno, el pastel de choclo, las humitas, el conejo escabechado y los deliciosos pasteles de mil hojas rellenos con manjar. Los precios son económicos y la comida excelente. Si es acompañada por un buen vino, mucho mejor. Camino a casa se darán cuenta que no hace falta alejarse demasiado de grandes ciudades como Viña del Mar o Santiago para encontrar un oasis de paz, tranquilidad, belleza y mucho aire puro.

DATOS UTILES:

· Olmué se encuentra a unos 72 kilómetros de Viña del Mar por el camino que une Quilpué y Limache.

· Desde Santiago se puede llegar por Til Til y continuar por el camino de tierra de la cuesta La Dormida-Quebrada de Alvarado, o bien ingresar por la ruta 60 a la salida de Quillota y tomar el desvío a Limache.

· Desde Viña del Mar y Valparaíso hay servicio regular de buses. Lo mismo ocurre en Santiago.

· Algunas alternativas de restaurantes: Los Pocitos, con menú desde $1.800; Los Lomitos de Olmué, con plato de fondo más agregado a $2.500; El Conejo, con su especialidad de conejo escabechado a $3.000; y Los Almendros, con menús completos a $2.800.

· Para alojar hay distintas alternativas. Lo más conveniente es arrendar una cabaña completamente equipada y que incluye uso de piscina. Desde $20.000 por dos personas y desde $32.000 por 5 personas. Una hostería cobra desde $7.000 por persona e incluye desayuno, almuerzo y once. Contactos al teléfono 412 134 o al 09-4674441.

· El código telefónico de Olmué es 33.

· Si desea hacer una excursión, EcoRural tiene varios programas de paseos a caballo por un día o más. También ofrecen visitas a iriólogos y yerbateros y compra de artesanía local. Llamar al teléfono 09-3222280.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *