Lugares para visitar en Villa O’Higgins




Esta localidad es una de las más desconocidas de la Patagonia. Su nombre nos empezó a sonar a partir del diferendo austral con Argentina por Laguna del Desierto, que está ubicada 63 kilómetros al sur de la villa y por el Campo de Hielo Sur, localizado a 40 kilómetros al poniente.

villa-o-higgins-turismo

Villa O’Higgins se caracteriza por tener casas pintadas con vivos colores. El pueblo se ordena en una decena de pequeñas manzanas trazadas en forma de damero limitadas por el Cerro Santiago y el área ocupada por el aeródromo. La mayoría de las construcciones son en madera nativa (lenga, coigüe y ciprés), revestidas con tejuelas. El pueblo aún tiene características del trabajo colonizador y limitaciones que impuso el aislamiento, como por ejemplo los diarios racionamientos de energía eléctrica. (El servicio es entregado entre las 08:30 AM y las 15:00, y se reanuda entre 20:30 y 24:00 horas.)

En las cercanías de la villa es posible divisar al huemul, ese animal que junto al Cóndor poblan nuestro escudo nacional. El Hippocamelus Bisulcus está protegido en la Región de Aysén por un programa especial de la Corporación Nacional Forestal, CONAF.

Atractivos Turísticos
Este pueblo se caracteriza por la infinidad de paseos y excursiones que le presenta al visitante. Por ello es muy visitada por deportistas dedicados al trekking y el andinismo.

Conoce los múltiples puntos de interés de esta zona:
El Ventisquero Chico corresponde a un glaciar efluente del Campo de Hielo Sur cuyo frente se hunde en el brazo sur del lago. Esta ubicado a siete horas de navegación desde Villa O´Higgins y allí residen todo el año dos familias de colonos chilenos. Una vez allí, por el día es posible realizar un circuito completo para unir los glaciares Chico y O´Higgins, avanzando en laderas cubiertas de bosque de lengas y ñires, atravesando áreas de nieves eternas, pequeñas lagunas y glaciares colgantes. También, con apoyo de crampones y piolet es posible caminar sobre el hielo.

El Ventisquero O´Higgins es el más grande de los glaciares del lago del mismo nombre. Posee un frente entre 30 y 60 metros de altura y un ancho de 2,5 kilómetros. Al norte se ubica el cerro del mismo nombre que se alza imponente con sus 2.910 metros de altura y con varias cumbres revestidas de hongos de hielo. Es posible realizar minitrekking por las laderas de este cerro y las márgenes del glaciar, siendo recomendable contar con apoyo para la movilización lacustre. También es posible acceder desde el río Turbio, lugar habitado por una familia de colonos y que, además de ofrecer el cerro O´Higgins, permite alcanzar la aguja piramidal del cerro Alesna (2.430 metros)

El Brazo Poniente del lago O´Higgins reserva interesantes sitios para el turista. Fue el padre salesiano Alberto de Agostini quien primero se abrió paso en estos lugares para practicar andinismo. Subió algunas cumbres menores y tomó las primeras fotografías panorámicas de la zona advirtiendo las potencialidades para el montañismo, que presentó en su obra “Andes Patagónicos, publicada en Buenos Aires en 1945. Desde esos años, el lugar denominado La Ramona es interesante de considerar como apoyo logístico para cualquier visitante, pues es el último lugar poblado por una familia de colonos antes de internarse en la cordillera. El final del brazo poniente se denomina Bahía Santa Lucía y a través de ella se accede a dos glaciares efluentes del Campo de Hielo Sur, el glaciar Rivera y el Huemul, este último con un pequeño lago en su frente. Las cumbres en este lugar son las más altas de la cuenca del lago O Higgins con 3.050 y 3.000 metros, llamadas Mellizos por algunos o Steffen y Krüger por otros. Ambas montañas son majestuosas, con sus empinadas caras de hielo y sus aristas rocosas muy expuestas a las tormentas que representan un desafío mayor para los andinistas patagónicos.

En este ambiente, es posible aventurarse en algunas caminatas hasta el anfiteatro del glaciar Huemul, distante a una hora y media del lago o buscar la cara oriente de los mellizos con lenguas de hielo retrocediendo en forma notable y divisar el nacimiento del río Cascada desde un circo englaciado, circuito que puede hacerse en uno o dos días según lo ambicioso de los objetivos. También, por uno o más días es posible entrar al Campo de Hielo Sur, para realizar esquí de travesía o para alcanzar alguna cumbre.

Bajo Esperanza constituye la última bahía del lago O´Higgins antes de su desagüe al río Pascua. Está aproximadamente a 10 horas de navegación desde Villa O´Higgins, aunque muchas veces el mal tiempo demanda un día para recalar en este lugar que es habitado por un colono durante casi todo el año. Una vez en este lugar, es posible alcanzar varios sitios interesantes como cumbres nevadas, lagunas, glaciares o el caudaloso río Pascua.

Caminando por tres horas sobre la ribera este del río Esperanza se alcanza una bellísima laguna rodeada de morrenas cubiertas con bosque de Nothofagus. El camino es una verdadera alfombra mojada con pantanos, arroyos de la cual se alzan cipreses y otros árboles de ambientes húmedos. Frente a la laguna se encuentra el Glaciar Oriental, formado por múltiples lenguas glaciares que se descuelgan del grupo montañoso del cerro Azul. Su visita demanda otras tres horas, principalmente por la dificultad del lugar que muchas veces obliga al aseguramiento. Allí se puede practicar escalada en roca y en hielo si se cuenta con equipo y conocimientos apropiados. En este caso, la visita no puede ser menor a dos días. Otra alternativa es la caminata por el día al desagüe del lago O Higgins en donde el río Pascua nace imponente con un caudal de 600 m3 por segundo en una estrecha garganta que no supera los 20 metros de ancho y que se abre paso en un tramo de casi 2.000 metros, con grandes cascadas hacia un lago menor, antes de continuar viaje al mar, 40 kilómetros río abajo. El ruido es atronador y la espuma que se levanta se ve de lejos. Un trofeo reservado para los pacientes y visitantes del otoño es el esfuerzo de salmones que remontan increíblemente estas aguas hacia el lago O Higgins.

Cómo Llegar
Desde Coyhaique: 570 kilómetros. Pavimento en los primeros 104 kilómetros. El resto es de ripio. En el km. 353 se alcanza Cochrane, último poblado antes de Villa O´Higgins. En el km 466 se ubica Puerto Yungay en donde debe realizarse un transbordo de una hora para cruzar el fiordo Mitchell. Desde Río Bravo son 100 kilómetros de camino donde puede observar bosques, ríos, lagos y fauna nativa como el huemul.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *