Lugares donde los animales te pueden comer




Si vas a viajar a algún lugar exótico, tienes un montón de destinos, pero en muchos de ellos, ¡corres el peligro de convertirte en la presa! Te dejamos unos cuantos sitios donde los animales se te pueden comer:

Parque Nacional de Manu

Este “lindo gatito” es un Jaguar del Parque Nacional de Manu, en Perú, el lugar ideal para este felino por sus espesos bosques, sus riachuelos y lagos, donde cazan a sus anchas. Es el depredador más grande y peligroso del hemisferio este. A pesar de que los encuentros con humanos son muy raros, tiene las herramientas necesarias para despedazarte en segundos: mandíbulas increíblemente poderosas, combinadas con afiladísimos dientes y garras. A diferencia de otros felinos que atacan a su presa mordiendo su cuello para asfixiarla, el Jaguar muerde el cráneo entero de su presa, clavando sus dientes directamente en el cerebro. “Lindo gatito”, ¿verdad?



Si visitas el precioso Lago Baikal de Rusia, no dudes en visitar uno de sus parques naturales siberianos, donde podrás observar colonias de lobos. Estos simpáticos “perritos”, que maúllan a la luz de la luna llena, han protagonizado diversos encuentros sangrientos en Rusia con seres humanos que no solo han sido atacados, sino devorados por las fauces de los lobos, según informes históricos oficiales del gobierno ruso. El peor de ellos, el ataque de Kirov, después de la IIª Guerra Mundial, donde “27 niños fueron literalmente despedazados por lobos”, según el informe del gobierno. Hoy día pueden ser avistados junto con el Lynx o el Oso Pardo, en visitas guiadas a los parques y reservas naturales.

En Churchil, Canadá, los preciosos osos polares despiertan de su hibernación. ¡Imaginad con qué hambre después de 6 u 8 meses durmiendo sin comer! La verdad es que este tierno “osito” tiene una fiereza y una fuerza enormes cuando caza, convirtiéndose en un depredador absolutamente letal. La mejor forma de verlos sin convertirte en su comida es desde un Tundra Boogie, hablamos de él en un post publicado recientemente: ¿Observar osos polares? ¡En Canadá!

Por último, si viajáis a Indonesia, mucho ojo con el Dragón de Komodo del Parque Nacional de Komodo. No hay una máquina de matar más eficiente que este reptil. Caza en manada, oliéndote desde más de 3 kilómetros de distancia, mastica tu carne con centenares de afiladísimos dientes y si milagrosamente logras escapar de su ataque, cualquier mordedura acabará contigo, puesto que su saliva contiene 50 tipos diferentes de bacterias, altamente infecciosas, muchas de ellas sin cura conocida. Se han dado a conocer por atacar a animales mucho más grandes que ellos, como caballos, búfalos y personas. La única razón por la que no hay más muertes es porque las 3 islas de Indonesia donde habitan, están prácticamente deshabitadas. ¿Por qué será?



¿Y vosotros? ¿Conocéis otros lugares con “simpáticos animalitos”?




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *