Descubre El Santuario de la Naturaleza Río Cruces




“El Santuario de la Naturaleza Río Cruces”, es uno de los tours fluviales obligados para quienes visitan la Perla del Sur, nombre con el que también se conoce a Valdivia. El paseo, nos lleva a uno de los lugares más hermosos que ofrece la ciudad de los ríos, en el que además de apreciar la vasta flora y fauna de la zona, se puede conocer parte de la historia más reciente de este rincón sureño. Además, es una forma novedosa de hacer agroturismo y turismo rural.

el-santuario-de-la-naturaleza-rio-cruces

En los alrededores de Valdivia, al este de la cordillera de la Costa, emerge el Santuario de Naturaleza, humedal reconocido a nivel internacional por el papel que desempeña en la conservación de la biodiversidad biológica, especialmente como hábitat de aves acuáticas.



En las cinco mil hectáreas de terreno que posee el parque y a través de sus 25 kilómetros de extensión, se albergan una gran diversidad de aves, animales y vegetales. Más de 20 mil pájaros, de más de cien especies diferentes; cerca de 80 variedades de plantas; además de la importante población de mamíferos, forman parte de un paisaje incomparable que dejará al visitante gratamente sorprendido.

Durante el recorrido por el Santuario es posible toparse con la belleza de diversas especies, entre las que destacan el cisne de cuello negro, el coipo, el piden, el pato real, las golondrinas de dorso negro, las garzas, las bandurrias, la tagua, la rana grande, la loica y el picaflor.

Además, el turista podrá apreciar parte del bosque valdiviano, selva virgen que todavía permanece intacta, sin ser intervenida por el hombre y donde habitan zorros, pumas, monitos del monte (especie de ratón), liebres, un sin fin de aves y una gran variedad de árboles, helechos y plantas que crean un micro clima propicio para su desarrollo y poblamiento.



El Tour
El recorrido parte en el mercado fluvial, a orillas del río Valdivia, donde se toma la embarcación. La travesía sigue por las aguas del Calle- Calle, para luego dar paso al río Cau- Cau , (gaviota grande en lengua mapuche) donde se empieza a tomar real contacto con el Santuario.

Al avanzar por sus tranquilas aguas, el visitante puede apreciar en todo su esplendor la belleza del paisaje y un equilibrio de diversidad admirable.

Ser testigo de una parte importante de la historia de Valdivia es posible también en este hermoso paseo, al observar parte los estragos que dejó el terremoto del 22 de Mayo de 1960. Fabricas destruidas, casas bajo el agua, cambios en la geografía e incluso el propio Santuario de la Naturaleza río Cruces, son la herencia de ese suceso que marcó al país en esa época.

La lancha se detiene en Punucapa, un poblado que parece haber quedado perdido en el tiempo y donde la tranquilidad y el silencio no incomodan y permiten una relajación mejor que cualquier terapia. Luego, la invitación es a recorrer el lugar partiendo por la visita a la iglesia de la Candelaria, que fue construida en el año 1879 y que permanece intacta a un costado del único camino por tierra que comunica al villorrio.

El recorrido continúa por una fabrica de sidra y chicha de manzana, en la que los invitados son convidados a degustar los licores típicos de la zona.

La visita a un pequeño museo donde se aprecian algunos animales y aves del santuario que están embalsamados es la última parada de esta aventura que, incluyendo el viaje de recorrido, dura tres horas.

Si te interesa realizar este u otro de los tours fluviales, sólo tienes que visitar la ciudad y dirigirte a la costanera, al costado del mercado fluvial y embarcarte en uno de los tantos paseos que ofrece Valdivia y sus ríos.




Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *